Saltar al contenido
Es Pastor Alemán

¿Cómo educar a mi perro?

¿Cómo educar a tu perro? el mejor adiestramiento canino

Quieres saber ¿ Cómo adiestrar a un perro? Quieres hacerlo correctamente?  lee hasta el final, pues te enseñamos ha  hacer un buen adiestramiento canino sin que cometas ciertos errores que pueden complicarte la vida con tu mascota.

Para ser un adiestrador de perros es importante que sepas entender la psicologia canina , esto te ayudará a entenderles mejor y a facilitarte la tarea. Debes tener en cuenta que debes ser paciente y no enfadarte con tu mascota. Esto debe ser algo divertido para ambos!!!

Es importante enseñar a los perros o entrenar  pastor alemán desde pequeños. Al ser posible deben aprender que es lo que pueden o no hacer. Esto hará posible que el perro entre en ciertas pautas de convivencia con la familia muy buenas.  Sin enrollarnos más, vamos a ver como educar a nuestro perro.

adiestramiento-canino-obstaculo

 

¿Cómo entrenar a un Pastor Alemán?

Hay personas que piensan que adiestrar  reprime a nuestra mascota. Es verdad, queremos mucho a nuestros perros y es lógico que algunas personas piensen de esa manera, pero debemos entender que los perros que van en manada siempre reciben órdenes del perro líder.

En nuestro caso concreto, la familia incluyendo a nuestro fiel amigo es la manada y nosotros debemos ser el líder.

Es importante que los canes entiendan que los humanos de la familia  jerárquica-mente son superiores, así será mucho más fácil hacer un adiestramiento de perros correctamente y evitar problemas . Igualmente, debemos mostrarle todo el cariño, atención es un miembro más de la familia.

Un perro que esta educado y bien adiestrado tiene muchos beneficios tanto para ellos como para nosotros a la hora de convivir. Siempre es mejor un perro que no se suba al sofá o a la mesa, que no entre en nuestras habitaciones etc.

Un truco que se puede utilizar es apuntar en un papel cosas que el can debe aprender a no hacer y otra lista con cosas que si queremos que aprenda.

¿Como adiestrar a un cachorro? Primeras lecciones

Para un cachorro se puede empezar por un adiestramiento canino ligero como controlar esfínteres o jugar tranquilo con personas y aprender a socializarse podemos decir que para un cachorro es muy importante estas 3 pautas anteriores.

Como ayuda al primer reto, no puede controlar aún sus necesidades, te dejo este producto que te ayudará a absorber líquidos y lo convierte en gel. Así no mancharemos continuamente y le damos cierta protección al suelo.

Travesuras o mal comportamiento

Los perros de por sí, no son animales maliciosos, simplemente que las personas  vemos como travesuras cuando el perro hace una acción en un contexto que nosotros como personas no vemos normal, pero ellos sí, su naturaleza esta en excavar, perseguir animales, mordisquear objetos entre otras cosas más. Por eso, debemos enseñar con el adiestramiento de perros a tener la conducta apropiada según el punto de vista humano.

Los humanos siempre hemos querido tener a estos grandes animales cerca, por eso se ha intentado potenciar los rasgos de la docibilidad, ser complaciente, dependencia, alegres y tiernos.

Algunas travesuras o malas conductas pueden venir dadas por la raza a la que pertenezca. Un ejemplo que nos toca muy de cerca es las razas de pastoreo, en caso de no hacer ejercicio se vuelven inquietos y destructivos.  Una conducta natural  nunca se puede eliminar por completo pero si apaciguar.

Cómo aprenden los perros y  su psicología canina

Como hemos comentado antes, es fundamental saber  como aprenden y piensan los perros  para que el adiestramiento canino sea eficaz. La manera más extendida de enseñar, es en base a que nuestro perro vea la relación entre conducta  y consecuencia.  Puede ser una consecuencia positiva si hace algo bien y se le daría un premio o recompensa. En caso de hacer algo malo es una consecuencia negativa para el can y recibiría un castigo. Debemos aplicarlo con repeticiones hasta que el perro asocie la conexión entre hacer “algo” y su consecuencia.

Debemos tener claro que:

Las recompensas

Los premios, recompensas o refuerzos positivos según como lo queráis llamar aumentan la posibilidad que la buena conducta se repita, pero debemos darle el premio inmediatamente después (dentro de los 15 segundos posteriores a la conducta) en caso que la tarea encomendada se haga bien. Si tardamos más tiempo en dar el premio no entenderá la relación entre tarea y recompensa, el adiestramiento canino no será efectivo.

En caso de querer hacer el adiestramiento con recompensa, algo que facilita bastante es tener en la cintura un bolsito o recipiente para los premios, aquí te dejo una selección que te puede interesar.

Las recompensas no necesariamente deben ser chuches o comida, pueden ser elogios, caricias cosas que le hagan sentirse bien y sobretodo que le envíen un mensaje de que nosotros aprobamos esa acción que el perro ha hecho.

Debemos intentar rotar las recompensas es decir, no utilizar siempre las mismas recompensas o premios para que el perro no se canse  de ellas y el aprendizaje se haga dinámico y no tan repetitivo.  Tampoco es bueno recompensar siempre buenas conductas pues esto hace que el perro se acostumbre a recibir algo a cambio y cuando dejemos de ofrecerle premio, el dejara de hacer la buena conducta y eso queremos evitarlo. Debe acostumbrarse a que a veces es posible que no haya premio. Para hacer un buen adiestramiento canino debemos entender la psicologia canina.

Cómo comentamos anteriormente y siendo dueño de un perro, debemos entender su manera de pensar  os  comento unos ejemplos que a mí me ha pasado:

  1. Estamos en un sitio comprometido donde no se puede alzar la voz y de repente nuestro perro se pone a ladrarnos para llamar nuestra atención y yo sin saberlo le digo que se calle. Por breve que sea la atención que le damos al perro, ha conseguido lo que él quería, nuestra atención… yo quería castigarlo.
  2. De una manera similar, puedes estar viendo la tele o relajado en el jardín y de repente viene nuestro can y nos toca la mano. Si lo apartamos, el no lo interpreta como un rechazo, (que es lo que nosotros pretendemos) lo considera que ha logrado su objetivo tener contacto físico con nosotros.

En las dos situaciones de ejemplo hemos recompensado positivamente una conducta que no deseamos. Por eso ahora vamos a dar un repaso a los castigos.

Los castigos

Los castigos al igual que los premios son una consecuencia a una conducta determinada, la diferencia es que debemos hacer entender a nuestro can que esa conducta indeseable que ha tenido no lo aprobamos y no nos gusta.

Antes de seguir explicando, me gustaría concretar que los castigos no deben ser duros ni físicos. Pegarle o insultarle hará que nos tema y se vuelva agresivo. Tampoco hará parar la conducta indeseable.

Sin entrar en que estas malas prácticas de castigar físicamente e insultar a cualquier perro son indeseables y no se pueden tolerar de ninguna manera.

Para saber si el castigo es  eficiente debemos saber  que da frutos y percatarnos que su mala conducta disminuye o ya no la hace más. Si vemos que esto  no es así, ese castigo no es el adecuado. Voy a comentar unos ejemplos de castigos: (El castigo nunca debe ser duro ni físico)

  1. Imaginad que nuestro perro se vuelve pesado ladrando para que estemos por el… el castigo podría ser darle la espalda y no hacerle nada de caso, o incluso salir de la habitación donde él se encuentra. Eso sí, cuando el pare de ladrar, volvemos a entrar y le elogiamos. Lo que le hace pensar al can que la conducta incordiante no le ha servido para nada, pero en cambio cuando está tranquilo y pasivo si le ha funcionado para tener nuestra atención.

 

Debemos tener en cuenta que el castigo es muy difícil de manejar correctamente, pues si es muy  frecuente o excesiva, puede acarrear miedo y agresividad y no es nada recomendable para nuestra relación con nuestro amigo ni para su aprendizaje. Por otro lugar si damos un castigo demasiado suave el perro no cesara su mala conducta.

Un consejo, es mejor centrarse en lo que se quiere enseñar que castigar lo que no nos gusta.

Igual que con los premios, hay que castigarle dentro de los 15 segundos posteriores a la mala conducta.  Si tardas más tiempo es posible que castigues una buena conducta y esto confundirá al perro. Un ejemplo.

  • Imagínate, tienes a tu hijo/a en el suelo jugando con sus juguetes, llega nuestro perro y le mordisquea los juguetes; Nosotros le decimos al perro que deje los juguetes y que venga a nosotros, si tardamos mucho tiempo en regañarle (por mordisquear el juguete) y el perro viene hacia a ti. El entiende que le estas regañando cuando él ha hecho exactamente lo que querías, que era que viniese hacia  ti y esto le confundirá.

 

Reglas y constancia en el adiestramiento canino

Algo muy importante que debemos hacer es marcar las pautas de unas reglas claras y cumplirlas, ser constantes, sino no servirá de nada establecerlas y el perro no sabrá cual es su lugar. Es importante hablar con la familia y establecer unas reglas y todos los miembros de la familia deben seguir las mismas pautas. Si no se consigue el perro se confundirá y adquirirá una mala conducta, pues no sabe que hacer.

Un ejemplo de posible constancia es a la hora de dar órdenes… si enseñamos a nuestro perro que venga con nosotros diciendo “Ven” y vamos alternando “Ven aquí”, “vamos”, “Vente” nuestro can se hará un lio y no nos dará una respuesta a nuestra orden, pues la culpa es de la orden que le damos y de nuestra poca constancia en las ordenes. Es difícil, pero si seguimos las pautas de una orden concreta recibiremos una respuesta con una conducta favorable y exitosa.

Adiestramiento canino y sesiones más efectivas

Una buena manera de enseñar el adiestramiento canino es trabajándolo en el día a día. Siempre se producen conductas  o situaciones donde podemos enseñarle. Un ejemplo de como adiestrar a un perro y se coja como habito todos los días, puede ser que se siente antes de ponerle el cuenco de comida y espere nuestra orden para empezar a comer.

En caso de hacer el adiestramiento canino en bloques o sesiones deben ser cortos, sobre unos 20 min. Los perros y las personas nos mantenemos 100% efectivos y concentrados durante ese tiempo.

Si vemos que mientras hacemos la sesión de adiestramiento nuestro perro empieza a bostezar y distraerse, son signos de que necesita descansar. No es bueno obligarle, es mejor a veces hacer mas sesiones de menor tiempo que pocas sesiones y muy largas. Seguro que la atención del perro baja notablemente.

Ordenes básicas en el adiestramiento de perros

Quiero darte las bases de órdenes esenciales que puedes enseñar a tu pastor alemán o compañero de cualquier raza, adiestrándolo y entendiendo la psicología canina, para después desarrollar otros entrenamientos. Pero primero quiero enseñarte unas reglas del adiestramiento que debes intentar seguir.

  • Como hemos comentado anteriormente mejor sesiones breves, Max 20 min.
  • Debemos dar la orden una vez y esperamos a que el can cumpla la tarea.
  • Le daremos comida o premio al inicio, para guiar hasta su posición correcta hasta que conozca la tarea o ejercicio a realizar, después le daremos premios con menos frecuencia.
  • Podemos elogiarlo y decirle cosas cariñosas cuando obedezca. Le gustan y le motivan.
  • Debemos recordar de acabar la sesión de entrenamiento con un ejercicio que haga exitosamente, esto hará que acabe con una buena sensación y quiera repetir.

 

¡Ahora sí, empezamos con las ordenes básicas y como ejecutarlas!

 

Artículos recomendables sobre el pastor alemán